El Inversor Inteligente – Benjamin Graham

El libro, conocido en inglés como «The Intelligent Investor», fué publicado por primera vez en 1949.

Es uno de los libros de inversión más famosos del mundo, y es considerado «la biblia del value investing».

No en vano, Warren Buffett dice que es «el mejor libro sobre inversión jamás escrito».

Si el señor Buffett, considerado «el mejor inversor de la historia», dice que es el mejor libro sobre inversión que se ha escrito, te das cuenta de que debe ser un buen libro 🙂

Se han hecho varias publicaciones de este libro, alguna publicación la hizo el mismísimo Warren Buffett, y las últimas las ha hecho Jason Zweig. Jason Zweig es un periodista financiero que escribe en el Wall Street Journal.

Yo me leí la última edición de Jason Zweig, y es la que recomiendo. Puedes encontrarla aquí. Este libro te ayuda a sentar las bases sobre la inversión en bolsa.

La importancia de invertir a largo plazo

Benjamin Graham destaca la gran importancia de pensar que la inversión siempre va a ser a largo plazo.

Es fácil ganar dinero con la bolsa, siempre que no busques resultados a corto plazo.

El inversor inteligente no es aquel que busca beneficios a corto plazo, sino el que invierte a largo plazo.

Es muy importante que la inversión sea a 5 años o más. Como dice Warren Buffett:

«Cuando compramos acciones de una empresa que nos gusta, nuestro horizonte temporal favorito es para siempre»

Graham alerta a los inversores de los peligros de intentar buscar beneficios rápidamente.

Cuando inviertes en la bolsa, es importante pensar siempre en el largo plazo.

Inversión vs especulación

Para Benjamin Graham ha una diferencia muy grande entre la inversión y la especulación.

Una inversión es una operación en la que, a través del análisis nos aseguramos de que vamos a obtener una buena rentabilidad.

Toda inversión que no cumpla el requisito anterior se denomina especulación.

Graham destaca que muchas veces la gente se cree que está invirtiendo pero en realidad está especulando.

El mayor riesgo de los especuladores es pensar que son inversores.

Comprar una acción porque «te han dicho que va a subir,» o un fondo de inversión porque «lo tiene Juan y le va bien» no es invertir, es especular.

Especular es peligroso y puede llevarte a perder tu capital. Siempre que inviertas dinero tienes que saber la razón por la que estás haciendo esa inversión.

La conclusión es: no inviertas sin saber lo que estás comprando.

Inversor activo vs inversor pasivo

Graham introduce el concepto del inversor activo (o inversor emprendedor) y el inversor pasivo (inversor defensivo).

En el libro se describe al inversor pasivo como un inversor que no quiere dedicar mucho tiempo a elegir su inversión.

Este inversor espera que su cartera no sufra una gran volatibilidad, y se centra en evitar errores que tengan un gran impacto en su patrimonio. Su objetivo es obtener resultados similares al mercado.

Por otro lado, el inversor activo es aquel que está dispuesto a gastar mucho tiempo en el análisis de los activos donde quiere realizar su inversión.

Este inversor asume mayores riesgos, dado que quiere ser capaz de batir al mercado.

Graham destaca la importancia de que el inversor inteligente decida qué tipo de inversor quiere ser, y siga la estrategia adecuada.

Hay que enfocarse en rendimientos estables y seguros

Como hemos comentado, el inversor inteligente no debe buscar ganar mucho dinero rápidamente.

Su objetivo debe ser encontrar empresas que tengan perspectivas de crecimiento. El precio de su acción debe estar por debajo del valor real de las empresas.

El inversor debe analizar en profundidad cada compañía, buscando empresas en las que el precio de la acción esté por debajo del valor contable de la compañía.

Una vez se ha invertido en estas empresas infravaloradas por el mercado, el inversor inteligente debe sentarse a esperar que el mercado se dé cuenta del valor real de la compañía, y el precio de su acción suba.

Margen de seguridad

El margen de seguridad, en inglés margin of safety, es una parte clave del inversor inteligente. Estas son las 3 palabras mas importantes del libro, según el autor.

Graham define el margen de seguridad como el secreto para hacer una buena inversión y el principal concepto a la hora de invertir.

El margen de seguridad es la diferencia entre el precio de la acción y el valor real de dicha acción. El objetivo para el inversor es pagar menos que el valor real.

Cuanto más grande sea el margen de seguridad, más margen tienes para las condiciones negativas antes de que pierdas dinero.

Por otra parte, si las condiciones económicas son como habías esperado, los beneficios que obtuvieron seran mayores cuanto más grande sea el margen de seguridad.

Reducir el riesgo diversificando tus inversiones

Benjamin Graham nos recomienda no invertir todo nuestro dinero en una sola acción, aunque tenga muy buena pinta.

Por muy buen análisis que hayamos hecho, siempre existe la posibilidad de que se nos escape algo. O, aunque nuestro análisis sea correcto, ocurra un factor externo que afecte a la compañía.

Por eso es muy importante diversificar tus inversiones para reducir el riesgo. Debes invertir en varias empresas y / o fondos de inversión.

Yo recomiendo invertir en fondos indexados, ya que reducen el riesgo y ofrecen muy altas rentabilidades.

No prestes atención a los movimientos de la bolsa – Mr Market

La bolsa es errática, irracional y muchas veces no sigue al análisis fundamental. Debes ignorar sus movimientos.

Esta es para mí la lección más importante del libro. Benjamin nos presenta al señor mercado – Mr Market.

Graham nos describe a Mr Market como una persona que viene a la puerta de tu casa todos los días y te dice diferentes cotizaciones para las mismas acciones.

El señor mercado no es muy inteligente, es irracional, impredecible, y su estado de ánimo cambia repentinamente.

Benjamin Graham nos recomienda ignorar completamente al señor mercado, centrándonos en seguir nuestra estrategia y hacer nuestra propia investigación.

Como ya te habrás dado cuenta, el señor mercado representa a la bolsa, cuyos vaivenes repentinos e inexplicables deben ser ignorados.

La conclusión es que no hay que seguir las tendencias de la bolsa a corto plazo.

La analogía entre el señor mercado y la bolsa es uno de los mejores ejemplos aportados por Benjamin Graham.

Invierte periódicamente – Estrategia Dollar Cost Averaging

Benjamin nos presenta una de las estrategias de inversión más famosas del mundo, la estrategia Dollar Cost Averaging.

Esta estrategia consiste en invertir periódicamente la misma cantidad de dinero, independientemente de si el precio sube o baja.

La gran ventaja de esta estrategia es que te quita la presión de intentar comprar al mejor precio.

Esto se conoce como «market timing», y Benjamin Graham nos recomienda evitarlo a toda costa.

«Muchos inversores han perdido dinero intentando comprar al mejor precio

Al establecer un plan racional para comprar acciones eliminadas el riesgo de invertir una gran cantidad de dinero justo antes de que la bolsa se hunda.

Benjamin Graham destaca la importancia de la disciplina para evitar errores en la estrategia.

Invertir en fondos de inversión

Benjamin Graham nos dice que los fondos de inversión son más adecuados para el inversor pasivo.

Un fondo de inversión bien elegido puede evitar que el inversor cometa graves errores.

Es importante elegir fondos con comisiones bajas, que no realicen muchas operaciones de compraventa de acciones, y que hayan obtenido buenos resultados en los últimos 5 años.

La importancia de la inflación

La inflación es el aumento de precio de los bienes y servicios en un período de tiempo. Suele medirse de forma anual.

Benjamin Graham te cuenta que los inversores normalmente no se fijan en la importancia de la inflación. Si recibimos un aumento de salario del 2% pero la inflación sube un 4%, significa que nuestro salario ha bajado.

La inflación va reduciendo poco a poco el valor de nuestra cartera.

La mejor forma de luchar contra la inflación es invertir en activos que den rentabilidades superiores a la inflación.

Para ello Graham recomienda invertir en las acciones. Y no le falta razón 🙂

El S & P500 ha dado una rentabilidad anual de 10% en los últimos 100 años, mientras que la inflación ha sido de un 3%.

Simplemente invirtiendo en el índice S & P500 habrías hecho crecer a tus ahorros un 7% más que la inflación.

Pgina Utilizada:



Categorías:Libros

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: