Los bancos globales desafían la represión de Estados Unidos al servir a oligarcas, criminales y terroristas

Documentos secretos del gobierno de EE. UU. Revelan que JPMorgan Chase, HSBC y otros grandes bancos han desafiado las medidas enérgicas contra el lavado de dinero al mover asombrosas sumas de efectivo ilícito para personajes sombríos y redes criminales que han extendido el caos y socavado la democracia en todo el mundo.

Los registros muestran que cinco bancos globales (JPMorgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon) siguieron beneficiándose de actores poderosos y peligrosos incluso después de que las autoridades estadounidenses multaron a estas instituciones financieras por fallas anteriores para contener los flujos de dinero sucio.

Las agencias estadounidenses responsables de hacer cumplir las leyes de lavado de dinero rara vez procesan a los megabancos que violan la ley, y las acciones que las autoridades toman apenas repercuten en la avalancha de dinero saqueado que fluye a través del sistema financiero internacional.

En algunos casos, los bancos siguieron moviendo fondos ilícitos incluso después de que funcionarios estadounidenses les advirtieron que enfrentarían procesos penales si no dejaban de hacer negocios con mafiosos, estafadores o regímenes corruptos.

JPMorgan, el banco más grande con sede en Estados Unidos, movió dinero para personas y empresas vinculadas al saqueo masivo de fondos públicos en Malasia, Venezuela y Ucrania, revelan los documentos filtrados.

El banco movió más de $ 1 mil millones para el financista fugitivo detrás del escándalo 1MDB de Malasia, según muestran los registros, y más de $ 2 millones para la empresa de un joven magnate de la energía que ha sido acusado de engañar al gobierno de Venezuela y ayudar a causar apagones eléctricos que paralizaron gran parte del país. país.

JPMorgan también procesó más de $ 50 millones en pagos durante una década, según muestran los registros, para Paul Manafort, el exgerente de campaña del presidente Donald Trump. El banco transfirió al menos $ 6,9 millones en transacciones de Manafort en los 14 meses posteriores a su renuncia a la campaña en medio de un torbellino de acusaciones de lavado de dinero y corrupción que surgieron de su trabajo con un partido político prorruso en Ucrania.

Pagina Original:



Categorías:Noticias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: