La búsqueda del anonimato con Bitcoin y los servicios de mezclado de criptomonedas

Esta semana, la Oficina Europea de Policía (Europol), órgano encargado de facilitar las operaciones de lucha contra la delincuencia en el seno de la Unión Europea, informó sobre la suspensión del servicio de mezclado de criptomonedas BestMixer. El organismo tomó esta decisión al considerar que muchos de los criptoactivos utilizados en el proceso de mezclado de esta empresa, provenían de actividades delictivas.

La suspensión del servicio se dio en el marco de una investigación iniciada hace un año -de acuerdo a lo que explicó la Europol- la cual partió de los resultados de los análisis realizados por la empresa de seguridad McAfee, reportados al Servicio de Información e Investigación Fiscal (FIOD) de Los Países Bajos.

De acuerdo a estos datos, se sospecha que las criptomonedas mezcladas fueron utilizadas para lavado de dinero o financiamiento ilegal. Sin embargo, los organismos policiales todavía deben analizar la información entregada por Bestmixer para dar un dictamen definitivo. Esto incluye direcciones IP, detalles de transacciones, direcciones bitcoin y mensajes de chat.

Entre los datos interesantes que brindó la Europol se halla el volumen de actividad de la empresa, que en un año de funcionamiento facturó al menos USD 200 millones (alrededor de 26.000 BTC). Los usuarios provenían de todas partes del mundo, principalmente de Estados Unidos, Alemania y los Países Bajos. Se trata de cifras significativas, indicadoras de que en el mercado existe un alto interés en este tipo de servicios.

El valor de la privacidad y el deseo de anonimato

A pesar de que muchas personas todavía creen que Bitcoin es una red 100% privada y anónima, esto no es totalmente cierto. La criptomoneda califica mejor en la categoría de pseudo-anónima, pues si bien las transacciones suelen ser más privadas (se protegen los datos personales) que en los sistemas financieros tradicionales, no ocurre lo mismo con el anonimato.

Existen dos razones por las que a menudo muchos piensan -erroneámente- que bitcoin es una criptomoneda anónima y que en la red no es posible conocer la identidad de las personas . En primer lugar, a diferencia de bancos y de otros sistemas financieros, las direcciones de pago no están vinculadas a la identidad de una persona. Cualquiera puede crear una nueva dirección y clave privada, sin tener que revelar información personal. En segundo lugar, para realizar una transacción no es necesario que la identidad de los dos usuarios esté involucrada.

No obstante, lograr el anonimato es muy difícil porque, a pesar de que los exploradores de blockchain no ofrecen información de la persona que posee y hace transacciones con bitcoins, es posible rastrear las operaciones y hacer seguimiento de los movimientos que se realizan desde una dirección determinada o cartera.

De esta manera, con variadas técnicas, se puede conocer la identidad de quienes realizan las transacciones y asociar una cartera a una o varias direcciones IP. Es esta posibilidad la que despierta el deseo de muchos bitcoiners de lograr el anonimato total al realizar transacciones con la tecnología de criptoactivos. Con ello lo que quieren es proteger su información privada.

Buscar privacidad es algo intrínseco a la realidad y necesidades humanas, sobre todo en un mundo interconectado como el actual, donde, prácticamente, desde que un usuario se conecta a Internet se viola su privacidad de muchas maneras. Los gobiernos lo han hecho con el pretexto de cuidarse de amenazas externas e internas, mientras muchas empresas privadas se lucran con esta información. Lo que hizo Facebook al vender datos de sus usuarios ilustra claramente este hecho.

Por ello, una de las promesas que ha colocado a los criptoactivos en la palestra de la tecnología financiera futura, es la de garantizar la privacidad. La meta es evitar que otras personas y empresas puedan aprovechar la información financiera en contra de los usuarios, además de prevenir el ser víctima de varios tipos de ataques cibernéticos, como el ransomware, por ejemplo. Esto es algo que ofrecen los mezcladores de criptomonedas a los usuarios y lo que hace que muchos recurran a este servicio, creyendo que con eso lograrán el anonimato dentro de la red.

Pero este anhelo ha sido mal juzgado por muchos organismos de seguridad, que ven en las herramientas que prometen la privacidad y el anonimato como una forma de potenciar acciones delictivas relacionadas con el lavado de dinero y actividades ilícitas.

Se trata de un hecho real. Un informe de la empresa de investigaciones cibernéticas, CipherTrace, analizó 45 millones de transacciones de 20 casas de cambio y determinó que, desde enero de 2009 hasta septiembre de 2018, los delincuentes usaron la casas de cambio sin regulación para lavar dinero sucio por el valor de USD 2,5 mil millones en bitcoins.

¿Qué son mezcladores de criptomonedas?

Un mezclador de criptomonedas es una plataforma que ofrece un sistema para que las transacciones sean difíciles de rastrear. Son servicios que permiten a los usuarios de bitcoin ocultar el origen de sus transacciones y se utilizan para brindarles más privacidad y cierto nivel de anonimato.

Aunque no se ha determinado con exactitud su origen, los mezcladores de criptomonedas fueron ampliamente usados en sitios como Silk Road, un mercado negro en línea que fue operado desde la Internet profunda (deep web), a la cual se accedía a través del navegador  Tor.

El primer servicio de mezclado lo ofreció Bitmixer en 2011, una empresa que cerró después de seis años de operaciones. El cierre obedeció a una serie de investigaciones realizadas por las autoridades policiales, quienes rastrearon transacciones relacionadas con actividades ilegales de una web oscura hasta su servicio.

A pesar de ello, este tipo de servicio se sigue ofreciendo a través de otras compañías. Han surgido así, Bestmixer.io (cerrado esta semana), Blender.io, creado en 2017; Bitcoin Fog, lanzado en 2013 (se relaciona con actividades ilegales en mercado negro); también están BitLaunder y Helix by Grams, entre otros.

Muchos de estos sitios tienen enlaces visibles en la web normal (se accede a través de motores de búsqueda conocidos), pero para llevar a cabo una mezcla de bitcoins es necesario recurrir a la Internet Profunda. Es allí donde toman lugar las transacciones. Las suspicacias de las autoridades derivan de la asociación de este espacio con actividades ilícitas y lavado de dinero, en la medida en que alguna web oscura se involucra en las transacciones.

Uno de los procedimientos que siguen estas empresas consiste en mezclar transacciones de criptoactivos en grupos que incluyen señuelos, haciendo más difícil el seguimiento de su fuente original. Esto significa que cualquiera que intente investigar de dónde proviene la criptomoneda mezclada, tendría más obstáculos para rastrearla hasta la cartera de envío.

Los riegos del servicio

En esencia, el usuario debe enviar su dinero a un servicio anónimo que luego le responderá enviándole el mismo monto, pero compuesto por criptomonedas de otros usuarios. De esta manera, aumenta la cantidad de personas implicadas en la operación y como resultado, se hace difícil seguir la ruta al dinero de cada quien.

Existen dos tipos de mezcladores: centralizados y descentralizados. En los primeros el usuario tiene que ingresar al sitio web, introducir su dirección de bitcoin y la transacción comienza luego de que presiona entrar. Todas las transacciones se manejan dentro de la base de datos del sitio web de mezcla.

En cambio, en los sitios descentralizados (peer to peer), diferentes usuarios forman un intercambio y utilizan protocolos para poder mezclar sus bitcoins de manera efectiva. Una vez que se ha formado este tipo de intercambio, comienza el proceso de mezclar los bitcoins sin la necesidad de un intermediario.

Estos procesos también implican ciertos peligros para el usuario que transfiere su dinero a un servidor oculto, que bien podría no darle los bitcoins acordados a cambio. Además, cualquiera puede acceder fácilmente a los registros del servidor de los sistemas de bases de datos centralizadas (piratas informáticos y otras personas o grupos malintencionados, y autoridades policiales, entre otros). Así mismo, a pesar de que los mezcladores de bitcoin a menudo afirman que  no almacenan los detalles de la transacción durante más de 24 horas, esto todavía representa riesgos.

En general, la oferta del servicio de mezcladores se dirige principalmente a aquellos clientes que buscan proteger sus datos y resguardar su privacidad, entre ellos la dirección IP, el saldo disponible y el nombre y dirección del propietario de los fondos. Aunque son características valoradas dentro del criptoecosistema, a juicio de las autoridades los mezcladores se suelen usar para ocultar y lavar los flujos ilegales de dinero que se movilizan a través de la web oscura.

A pesar de que estos servicios son legales, el proceso puede resultar sospechoso en la medida en que se promocione como método para evadir políticas contra el lavado de dinero. Esta es justamente la oferta que estuvo haciendo Bestmixer, según señaló el Jefe de Investigaciones Cibernéticas de McAfee, John Fokker, en un comunicado relacionado con el caso.

Otras formas de lograr privacidad

Mientras se opere dentro del marco legal, es lícito usar mezcladores de criptomonedas, asumiendo los riesgos que estos servicios representan. En términos generales, bien vale tomar en cuenta los argumentos a favor y en contra del uso mezcladores. Para los defensores, ayudan a proteger la privacidad de los usuarios dentro de la cadena de bloques de bitcoin. Pero también es un hecho que la privacidad de las transacciones puede facilitar la comisión de hechos ilícitos y ayuda a ocultar el producto de la actividad delictiva.

Una de las alternativas que utilizan muchos usuarios, a fin de mantener su privacidad en la red de Bitcoin,  es el uso de servicios como CoinJoin, el cual se habilita a través de Wasabi Wallet y Cyphernode. Se trata de un desarrollo técnico que permite oscurecer la dirección de origen y destino de los bitcoins enviados, utilizando saltos y mezclas en sus transacciones.

Con esta una solución de privacidad es posible reducir la posibilidad de que las direcciones involucradas en las transacciones sean rastreadas en la blockchain, a través de la realización de varios pagos en conjunto que se encuentran incorporados en una sola transacción.

post original: https://www.criptonoticias.com/seguridad/busqueda-anonimato-bitcoin-servicios-de-mezclado-de-criptomonedas/



Categorías:Noticias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: